Crecen los platos precocinados de Emcesa durante la pandemia gracias a la llegada de nuevos consumidores

A punto de cerrar un año inesperado y diferente a todos los demás, Embutidos del Centro, S.A. (Emcesa) hace balance de cómo se han desarrollado estos meses y analiza cuáles son los nuevos hábitos de consumo impuestos involuntariamente a un consumidor que ha aprendido a adaptarse a la nueva normalidad en la que todo el mundo está inmerso.

Según los datos disponibles a 31 de octubre, Emcesa ha experimentado en primera persona una variación importante en cuanto a los pedidos recibidos en los últimos 8 meses, motivados por los cambios en la demanda de los consumidores, que han hecho que la distribución nacional, principal cliente de la empresa ubicada en Toledo, modifique sus compras en determinadas categorías de productos.

En comparación con el mismo periodo del año pasado, los platos preparados de Emcesa aumentaron gracias a la incorporación de nuevos clientes entre marzo y octubre de 2020. Otra de las categorías que ha incrementado sus ventas en mayor medida en estos meses es la de “carnes picadas y las hamburguesas”, que han experimentado un importante crecimiento así como los packs para barbacoas, que han repuntado.

Para Javier Mancebo, director general de Emcesa, “aunque algunas encuestas indican que los ciudadanos han dedicado más tiempo a la cocina durante el confinamiento, cosa que también hemos notado en el aumento de la categoría de frescos, entre marzo y octubre se han sentado las bases de una nueva manera de consumir por parte de los ciudadanos, en la que impera la dedicación de tiempo a nuevas aficiones que restan tiempo a la cocina, pero intentando no renunciar a que la alimentación continúe siendo lo más saludable posible”. “El aumento en las ventas de packs de barbacoas, por otra parte, también nos habla de una inclinación hacia las reuniones al aire libre, con productos sencillos de compartir y tomar”, destaca Mancebo.

Emcesa ya estaba orientada y preparada para este cambio de tendencia y, de hecho, cuenta con una línea de platos preparados desde 2017, lo cual le ha permitido a la compañía adaptarse a la perfección y rápidamente a las peticiones de los clientes. Además, la empresa toledana, que distribuye a nivel nacional, ha reforzado en el último trimestre esta gama de productos, ampliándola hasta llegar a dieciséis referencias, que abarcan recetas aptas para todos los públicos.

Recetas tradicionales como el cocido madrileño, codillo a la gallega, callos a la madrileña, oreja en salsa, rabo de ternera al vino tinto, albóndigas en salsa, carrillada de cerdo al vino dulce, pasta de morcilla ibérica o ternera a la jardinera, son las más demandadas por sus clientes para los lineales de las principales cadenas de distribución del país.

El auge de las propuestas gastronómicas para cocinar en el hogar, ha provocado que el consumo de productos destinados a realizar recetas de siempre para toda la familia (albóndigas, hamburguesas, platos de cuchara, etc.) vuelva a formar parte de la vida cotidiana de manera imprescindible. Las reuniones familiares y entre amigos en verano, permitidas durante el período estival, momento en el que se levantó el confinamiento más duro para el ciudadano, con las barbacoas como protagonistas indiscutibles de estas ansiadas celebraciones, ha sido uno de los signos que ha contribuido a incrementar las ventas en estas categorías de producto.

En definitiva, los nuevos hábitos del consumidor, provocados por la crisis de la COVID-19, han hecho que compañías especialistas en cárnicos, como Emcesa, adapten y desarrollen nuevas soluciones idóneas para este nuevo día a día.